Angela's bookshelf: read

Azul marino
Cuchillo de palo
El misterio del perro, la mermelada y el cantante
Un lugar a donde ir
La hermana tormenta
Patria
Buenos días, tristeza
Muertos prescindibles
La templanza
Percibo azul
Como fuego en el hielo


Angela Martin's favorite books »

lunes, 19 de enero de 2015

David Llorente

Te quiero porque me das de comer. Reseña.
Max Luminaria era un chico muy callado. Sacó la mejor nota de selectividad de toda España y decidió estudiar Medicina. Una vez más, fue el mejor en los exámenes; el mejor en las prácticas y el mejor en el quirófano. Se lo rifaban todos los hospitales. No hubo cirujano más preciso ni vecino al que más quisieran los habitantes de Carabanchel. Lo saludaban por la calle. Le daban las gracias. Todos tenían a un familiar al que el doctor Maximiliano Luminaria había salvado la vida. Su vida, fuera del quirófano, era diferente, ¿o a lo mejor no? La realidad es que no podrás, nunca más, sentirte aliviado porque se haya descubierto al asesino, porque, querido lector, los asesinos caminan entre nosotros. Una lectura donde la brutalidad del asesino en serie se ve rodeada de una multitud de historias criminales que, al mismo tiempo que nacen, el narrador las hace desaparecer. No importa quién sea el criminal ni qué tipo de detective lleve la investigación. Lo que importa es que el asesino existe.

Novela escrita de forma muy original y, sobretodo, nada convencional. Es una novela negra compuesta de trazos de varias historias pero muy tristes, violentas que van entrelazando como flash entre ficción y datos reales. Tiene un ritmo muy rápido que te enganchando en esta novela tan insólita como atrayente.
La recomiendo a los que quieran leer algo peculiar y diferente. A mi me ha gustado mucho.

1 comentario:

  1. Recuerdo que cuando empezaron a salir reseñas fue muy comentada la estructura tan original. Hubo quien la disfrutó mucho y hubo gente a la que no le gustó nada. Yo no terminé de decidirme en su momento, ya veremos si me topo con ella en bolsillo, igual le doy una oportunidad.
    Besos.

    ResponderEliminar