Angela's bookshelf: read

Azul marino
Cuchillo de palo
El misterio del perro, la mermelada y el cantante
Un lugar a donde ir
La hermana tormenta
Patria
Buenos días, tristeza
Muertos prescindibles
La templanza
Percibo azul
Como fuego en el hielo


Angela Martin's favorite books »

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Julia Navarro

Dispara, yo ya estoy muerto. Reseña.
Una intensa y emocionada crónica de una saga familiar que ahonda en el vértigo de la condición humana al tiempo que propone una conmovedora reivindicación de que por encima de las patrias están las personas. Julia Navarro propone una ambiciosa novela de personajes, donde sus vidas se entrelazan con momentos clave de la historia. Varsovia, San Petersburgo, Jerusalén, París... son algunos de los escenarios de esta novela que, desde su enigmático título hasta su sorprendente final, esconde más de un misterio, mucha aventura y emociones a flor de piel. Hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse uno mismo es muriendo o matando. Marian Miller, cooperante de una ONG, debe realizar un informe sobre los asentamientos ilegales de los judíos en territorio palestino. Para ello pretende recoger las versiones de ambos lados, una decisión que la llevará a citarse en Jerusalén con Ezequiel Zucker, un anciano que tiene, como tantas personas, muchas cosas que contar e, incluso, algún secreto que ocultar... Así, como si se tratara de un enorme puzzle en el que encajar muchas y complejas piezas, el viejo Ezequiel le irá relatando la historia de su familia, mientras ella le ofrecerá la versión árabe.
Como he disfrutado con esta novela, pero también me ha hecho sufrir por las atrocidades cometidas a un pueblo que siempre ha sido errante, perseguido.
La novela es una crónica de la creación del Estado de Israel y el conflicto árabe-judío. A través de dos generaciones, una árabe y la otra judía, nos van narrando esta historia desde el final del siglo XIX hasta mediados del XX, paseando por diferentes países como Rusia, Francia, Alemania, Inglaterra, Israel, nos damos cuenta del egoísmo y el interés de los hombres y la pasividad de algunos países frente a la injusticia.
La recomiendo porque, para escribir una novela de esta envergadura, se necesita saber hilvanar bien la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario